El Presidente Javier Milei inauguró las Sesiones Ordinarias del Congreso Nacional

En un marco de elevadas expectativas, el Presidente Javier Milei realizó su primera Inauguración de las Sesiones Ordinarias en el Congreso de la Nación. En horario «Prime Time» leyó un discurso lleno de detalles para el análisis, denuncias a la «casta política» y un llamado a un acuerdo político nacional, aunque con fuertes condiciones. Su estratégica alocución deja múltiples interpretaciones.

Este 1⁰ de Marzo no fue un día más para el histórico Palacio ubicado en Avenida Hipólito Irigoyen. El primer discurso, inaugurando el 142⁰ Período de Sesiones Ordinarias de las Cámaras Alta y Baja del Congreso de la Nación, puso en indiscutido protagonismo al líder libertario. Javier Milei dispuso el cambio de «usos y costumbres» de este evento protocolar, al determinar hacerlo a las 21 hs. y desde un atril especialmente dispuesto para la ocasión. Ya esos dos detalles anticipaban elementos de una declaración diferencial. Una de las definiciones en que centró el desarrollo del mensaje las indicó diciendo: «Hoy se cumplen 82 días desde que asumimos el desafío de conducir nuestra Nación. Los últimos 20 años han sido un desastre económico y una orgía de gasto público».

Durante 72 minutos, el Presidente leyó su discurso, donde remarcó el estilo mostrado en el inicio de su Gobierno. Esta vez profundizó el diagnóstico sobre la «herencia recibida» dejando muy en claro el destacado papel del kirchnerismo, afirmando que «… los últimos 20 años han sido particularmente un desastre económico, una orgía de gasto público, emisión descontrolada que tuvo como resultado la peor herencia que ningún gobierno en la historia Argentina haya recibido jamás.» La dureza de su alocución incluyó nombres propios: Sergio Massa, Pablo Moyano, Juan Grabois y Máximo Kirchner, sumando luego al sindicalista de CTERA Roberto Baradel, considerándolos «jinetes del fracaso». También incluyó un párrafo especial a la líder del Kirchnerismo: «Incluso con la reaparición de la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner que ha sido responsable de uno de los peores gobiernos de la historia». Curiosamente no nombró al ex Presidente Alberto Fernández, aunque sí destacó la corrupción auditada sobre su Gobierno.

Con datos y proyecciones económicas, reiteró en varias ocasiones a «la casta política», habló de seguridad, de la tensión con las organizaciones sociales, y luego dejó abierta cierta generalidad al referirse a «algunos» o a «muchos» políticos. También  anunció el cierre de la – hasta ahora – Agencia Oficial de Noticias Télam a la que definió que «ha sido utilizada durante las ultimas décadas como agencia de propaganda kirchnerista». Curiosamente la misma agencia destacó en su portal esta información, que obtuvo críticas de gremios y referentes opositores.

Precisamente, como suele ser habitual, el discurso tuvo variada recepción, con aplausos de representantes del oficialismo y sus recientes aliados, y el rechazo e incomodidad particularmente observada en referentes del kirchnerismo.

Sobre el final de la alocución logró el efecto de diferenciación esperado. El Presidente culminó con el anuncio de una convocatoria a un pacto con fuerzas de la oposición y todos los gobernadores, con el objetivo de sacar adelante sus ambiciosas reformas políticas estructurales, bajo el título de “Pacto del 25 Mayo”. El mismo fue resumido en 10 puntos claves y estratégicos, que dejan poco margen para establecer una postura opositora de primera mano. Inicialmente hay varios gobernadores y referentes del Pro y del radicalismo que se han manifestado en favor de esta propuesta de acuerdo. Pero nadie ignora que la invitación lleva implícita una condición: volver a tratar la Ley Ómnibus, cuyo intento fracasó en las Sesiones Extraordinarias de comienzos de año.

Como es habitual, y dada la importancia de este primer discurso, hubo múltiples perlitas y detalles. El contexto del exterior del Congreso también fue protagonista, con algunos incidentes, con enfrentamientos entre simpatizantes libertarios y movimientos de izquierda.

Los diferentes análisis destacan que, más allá de críticas y aprobaciones, este acto ha mostrado un costado político inédito en Milei. También ha profundizado su postura de confrontación con el sindicalismo, las Organizaciones Sociales y el Kirchnerismo en general. Por otra parte, la propuesta de convocar al diálogo en Córdoba para el mes de Mayo, también da un margen de tiempo importante para ordenar la estrategia del gobierno en los diferentes frentes que viene enfrentando hasta el momento.

Nota de la Redacción de ADN+ 92.1 FM

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.